sábado, 11 de abril de 2015

Máquina de escribir


Un grito nupcial es la fábrica.
Una madre y su hija es la máquina.
Un actor y un espectador es la fábrica.
Un patrón, un obrero es la máquina.
Un problema y un cliente es la máquina.
Una cédula,
Un interés,
un capital simbólico,
es la máquina.

La ciudad nos pone a su servicio:
Un sistema de partidos políticos es la máquina,
Una nota en un diario es la fábrica.
¿Y qué es esa ciudad?
¿Qué estamos habitando ahora?
¡Esta ciudad!
En la que no cruzamos nuestras miradas.
¿una construcción de necesidades imperiosas,
que nos obliga a tener un comportamiento regular.
A hacer una llamada, aunque todo el cuerpo rechace hablar,
tener que llenar un formulario más,
tener que responder por obediencia debida?
STOP

La diplomacia es un manto,
que nos ordena,
y que nos va a llenar de úlceras,
de amores melancólicos,
de música rea,
de agendas temáticas,
de escenarios virtuosos,
de guiones vacios;
de espejitos de colores.

STOP

¿Qué hacés en la ciudad, para qué volviste?
Mi máquina funcionaba con un chorro a tinta de cobardía,
Donde mis dedos corrían para hacer el recorrido de Félix.
Mi máquina eras vos en el medio de la selva.
STOP

Se cierra el bar,
Bajo la persiana, le pido a alguien que…
o tal vez nunca me moví de enfrente de la televisión.
Nada tiene sentido cuando sólo somos parte de
una mirada que esquiva a otra.
Pero si “ todos ya nos fuimos de ahí”,
O tal vez fueron las paredes,
El piso y el techo lo que se movió.
STOP

Una trampa es:
una distracción del sonido natural.
Una trampa es:
Añorar o cubrirse de mantos.
Aunque no se aguante el sensacionalismo térmico.
Esos mantos son salir de la música propia,
Que es puente para vivir en sincronía con el mundo.
¿Somos parte de una misma constelación?
...Que la máquina oculta.
La naturaleza es máquina.
Descanso en tu abrazo.
STOP
Somos parte de una misma constelación que es
Mundo vivible, posible
aquí y ahora.
Autocreado.
VEO LA PRISIÓN SALGO DE ELLA.
Cynthia, marzo del 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario