lunes, 13 de octubre de 2014

Llegar a la misma esquina por azar, la del bar de la Gaya.

Aligerar  viene a ser: darle vueltas a cualquier asunto, llegar a la misma esquina por azar,  la del bar de la Gaya.

En este oasis donde me detengo a beber  agua,  los rostros  y el espejismo de un piano en tono algo grave pero no serio sino más bien alegre, me recuerdan que estamos despiertos y además compartiendo. Somos afortunados.
Es efímero el momento de lucidez y deja un agujero en el pecho al irse.


No hay comentarios:

Publicar un comentario