lunes, 13 de octubre de 2014

Llegar a la misma esquina por azar, la del bar de la Gaya.

Aligerar  viene a ser: darle vueltas a cualquier asunto, llegar a la misma esquina por azar,  la del bar de la Gaya.

En este oasis donde me detengo a beber  agua,  los rostros  y el espejismo de un piano en tono algo grave pero no serio sino más bien alegre, me recuerdan que estamos despiertos y además compartiendo. Somos afortunados.
Es efímero el momento de lucidez y deja un agujero en el pecho al irse.


la llave

No a la ideal, no a la más bella. A la que está ahí entre escombros, a la que encerré con candados y “perdí” mi llave de acceso. A mi Deconstrucción
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------Inconcluso es un cartel que se enciende y se apaga delante de mí. En determinados momentos como el de esta noche, se le suma un ruido estrepitoso de una alarma. Como desde hace un tiempo lo he designado estado de ánimo, por supuesto que inconcluso se toma atribuciones, le da un tinte extraño a mi manera de conversar con el presente: Inconcluso y su incandescencia a veces completan mis dichos que en buena medida pasan desapercibidos como chistes demasiado personales… ¿ de qué color es este incluso “ led” al que llamo con cariño?
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Palito: yo que nada sé, yo que todo dije,
Abogado: ( que todo oculta, que tergiversa),
Palito:  Me sonrío.
Abogado:  (de dolor y de cinismo).
Palito: Yo que tuve 18 años siempre, cuando tenía 9 y 56, tenía 18. Mastico coca y “le pienso”
Abogado: (¿ A una de las mujeres, al que ocupa su lugar, a él mismo? )
Palito: Le rezo y si me culpa… le rezo. Si la policía, el juez y lo que usted abogado vaya a decir le den mala noticia.
Abogado: ( habla de él entonces)
Palito: Porque si él me presto,
Abogado: (No. Habla del muerto o de uno de sus socios.)
Palito: yo le acepté para la Gladys para la Gladys este su avioncito a motor, para la Gladys el Festival de Villa María al que había que ir en coche.

Y después de eso sí Cló-Cló, que me traigan Chanpan  en bandeja de plata, echarme un buen filo y morir de transpiración y taquicardia para renacer a las horas con naúsa, dolor de marote y todo eso.  Que sin el Beto no se hacía porque sin Beto yo me hubiese quedado como estaba.