jueves, 17 de octubre de 2013

"A todo aquello que vive, equilibre"

¿Y si un día...continuación del sueño, continuación de la meditación, continuación de la noche, continuación de las voces del coro, continuación del desencuentro, continuación del recorrido, continuación de la memoria emotiva, continuación de nosotros, continuación de combinación de medios de transporte, continuación de la política, continuación del trabajo, continuación del estudio, continuación de no hacer nada: (me)Observo así y en medio confío en la contingencia, continuación del equilibrio de todo lo que está vivo en este instante.

domingo, 13 de octubre de 2013

Llamada

Recibí la llamada de un actor, un buen actor al que hace unos meses invité a ver unos ensayos de “Deconstrucción”, a él le pareció que estaban bien, a nosotros nos estaba llegando el agua al cuello y yo detuve el barco antes de darlo por perdido en los abisales; lo amarré “por ahí nomás, en un lado cerquita” y empecé a hacer estas cosas http://www.grecotour.com/veleros-grecia/terminologia-nautica.htm, que me perdieron en más ballestrinques, obra muerta, obra viva, cañin,  creyendo que contaba con el tiempo de Cunimmgan  y un amante  salí a barloventear una locura, de loca sola.
¿Cómo traducir eso? El lenguaje es para mi tan claro, sólo puedo decirlo así.



¡Gracias Fonola!

Las llamadas

Llamo.
Intento transmitirle a los amigos las inquietudes y la información que manejo desde este panorama:

Ella advierte que está sobrecargada de cosas, que inaugura todo el tiempo temas nuevos. Necesita tiempo para escribir.
El advierte que sus berrinches son de juguete: flexibles, escurridizos, simpáticos pero inquietantes. Dice que necesita tiempo para no hacer nada.

_Realmente estoy tratando de hacerme a un lado para que la información sea más clara.

Alguien le advierte: “sólo veo letras juntas”. 

Ella escribiendo  en el colectivo, hace equilibrio. 
El escribiendo antes de salir corriendo al trabajo. 
o en el trabajo o ella en el salón de informática de la facultad, escapándose de las clases un rato porque siempre hay algo más importante.

Son una escritura de emergencia, tal vez una falta de respeto a los escritores con los que preferirían conversar en vez de escribirles. Ellos, una vez se encontraron cenaron y hablaron mucho, tal vez demasiado, una tarde tomaron submarinos, hicieron bocetos pero nada en serio. Lo admitieron.